DISCIPLINA POSITIVA. ¿QUÉ QUIERO CONSEGUIR A LARGO PLAZO?

PARENTALIDAD CONSCIENTE

Disciplina – discipulus, que significa alumno, pupilo, educando. Procede del latín disciplina que se utilizaba en el siglo IX con referencia a enseñar, aprender y dar instrucciones.
Disciplina no es lo mismo que castigo. El castigo interrumpe una conducta a corto plazo, pero la enseñanza, la disciplina ofrece capacidades para toda la vida. Los padres somos capaces de disciplinar con RESPETO Y ESTÍMULO, pero también con LÍMITES CLAROS Y COHERENTES.
Es una disciplina con el objetivo de ayudar a los hijos a ser buenas personas, felices y prósperas, amables, responsables, autodisciplinados, en lugar de lograr que hagan lo correcto en el momento adecuado. Hemos conocido la disciplina “la letra con sangre entra” y “tolerancia máxima”. Desde la disciplina positiva conseguimos interrumpir una mala conducta (conseguir la cooperación del niño) o favorecer otra, y también enseñando habilidades que le ayudarán a tomar mejor
decisiones y a desenvolverse bien el futuro).

PASOS PARA UNA DISCIPLINA POSITIVA

. Quito el piloto automático y cambio la banda sonora Si vamos con el piloto automático actuaré de forma reactiva, y llevaré a cabo una disciplina con enfrentamiento, miedo, castigo. A largo enseñaré que el poder y el control son los mejores instrumentos para conseguir que los demás hagan lo que queremos que hagan. RESPONDER, NO REACCIONAR.
Me pregunto por qué mi hijo ha actuado así. ¿Alguna necesidad? No nos centramos en la conducta, sino en qué hay detrás de la conducta.
Me pregunto qué lección quiero enseñar en ese momento
Me pregunto cómo, cuál es el mejor modo de enseñar esa lección. Respetuosos, alegres, tranquilos Hemos de ser intencionales y no reactivos.

Tenemos que anular nuestro cerebro reactivo, y eso hay que entrenarlo, además de que no hay soluciones de talla única sino
DISCIPLINA A ESTE NIÑO CONCRETO EN ESTE MOMENTO DETERMINADO.

Entonces….primera tarea para mamás y papás: cuidarse, dormir bien, comer bien, descansar, que el ser papá o mamá no te anule como
persona. Haced un equipo, pide ayuda. Desde la disciplina positiva vemos el mal comportamiento como UN MOMENTO DE DIFICULTAD que se presenta mientras se trata de manejar sentimientos y conductas, no lo vemos como una OPOSICIÓN TESTARUDA.
Preguntas que tenemos que hacernos :
– ¿Mi hijo no quiere o no puede hacer lo que le pido? Tener en cuenta su edad y las circunstancias.
– ¿Quiero que mi hijo obedezca siempre de forma ciega o prefiero ayudarle a desarrollar su propia identidad, personalidad individual, respetar límites, llevarse con los demás, tomar decisiones, que sean autodisciplinados, que apliquen su propio criterio?
– Cada situación, circunstancia, entorno, niño es diferente, no hay varita mágica.

Debemos evitar los azotes y el aislamiento y todo planteamiento disciplinario que sea agresivo, cause dolor, o provoque miedo. Estos planteamientos sólo consiguen que enseñemos a nuestros  hijos que infligir dolor vale para conseguir lo que queremos. Si lo empleamos, provoca en el niño una actitud de defensa, ataque o huida, (se activa el cerebro reptiliano y no se apela al cerebro más racional y reflexivo) y no tiene en cuenta sus acciones, sólo piensa en lo injusto o malo que es su padre/madre al provocarle miedo.
Estos planteamientos, si se repiten en el tiempo provocan una desorganización en el niño entre otras cosas por el elevado nivel de
cortisol en su cerebro como consecuencias de la ansiedad. El cerebro no se desarrolla adecuadamente.

En lugar de emplear estas técnicas debemos poner en práctica estrategias que apelen a su cerebro superior, para que sea más fuerte y esté más desarrollado. Conseguiremos así personas responsables que hagan con frecuencia lo correcto. Y con el aislamiento, ¿qué pasa? Ocurre lo mismo, no apelamos a su cerebro superior y además les enviamos el mensaje de “sólo te quiero y quiero estar contigo cuando seas bueno y estés alegre”; cuando en realidad nuestro amor es incondicional. Con disciplina positiva transmitimos a nuestros hijos: estoy contigo, tienes mi apoyo incluso cuando estás enfadado y no me gusta tu manera de actuar, te quiero, y estoy a tu lado; entiendo que lo estás pasando mal y aquí me tienes.

CÓMO ESTABLECEMOS LOS LÍMITES DESDE LA DISCIPLINA POSITIVA
Los límites son necesarios porque ayudamos a los niños a controlarse y regular sus conductas, además de darles seguridad.
Debemos de poner límites sin humillación y evitando el uso del “no” porque puede provocar al reptil que llevan dentro (cerebro reptiliano, primitivo: ataque, huida)

Algunos ejemplos: Es muy tarde por la noche y le acabas de leer un cuento y te pide que le leas otro. Si están convencida de que no quieres volver a leerle otro porque es muy tarde y mañana hay que madrugar, mantente firme en esa creencia y responde: sí, leeremos otro cuento pero tendrá que ser mañana.

Visión del mal comportamiento de nuestros hij@s: nos están diciendo lo que necesitan mejorar, y es una oportunidad que tenemos para ayudarle. Podemos adelantarnos a los acontecimientos. Si vemos que apunta en una dirección que no nos guste, podemos conectar con él, con aquello que pensemos que le sucede ¿estás enfadado, tienes hambre, estás cansado?. Al conectar con ellos, pasan del estado más reactivo, a un estado más receptivo y así podemos enseñarles, guiarles hacia interacciones más saludables.

LA CONEXIÓN CALMA, CONSTRUYE CEREBRO, INTENSIFICA LA RELACIÓN CON NUESTROS HIJ@S.

No siempre vamos a conectar, o a veces nos podemos equivocar, no debemos tener miedo a pedir perdón a nuestros hijos. Así también enseñamos que somos responsables, nos permitimos comer errores y podemos pedir perdón.

Y LAS PATALETAS???? Si conecto con él cuando está frenético no estaré reforzando la conducta???

Siempre tenemos que empatizar con él y entender por qué tiene esa rabieta y responder con compasión. Debemos tener claro que si
su cerebro está en desarrollo en propenso a des-integrarse y a que el cerebro reptiliano tome el control.
Hay diferentes tipos de rabieta: las de cerebro superior que son más estratégicas y el niño tiene el control de ellas, y el niño actúa así para conseguir lo que quiere. Las de cerebro inferior, es cuando el niño es incapaz de regular sus emociones. En una rabieta el niño sufre muchísimo y nos necesitan ante ese sufrimiento emocional, igual que si fuera un sufrimiento físico. Conectar con él no es malcriar, es satisfacer sus necesidades, no darle lo que quiere. Transmitimos que “siempre estoy aquí”.

– EN VEZ DE CONSENTIMIENTO ILIMITA, ESTABLECER LÍMITES AFECTUOSOS
– EN VEZ DE DAR ÓRDENES Y EXIGIR, CONECTAR A LA VEZ QUE SE ESTABLECEN LÍMITES

¿Y CÓMO CONECTAMOS?
– Tocamos al niño (libera oxitocina), lenguaje no verbal amigable, mirarle por debajo de la altura de sus ojos
– Identificamos qué está sintiendo y por qué (sintonía)
– Escuchamos más que hablar
– Reflejamos lo que nos diga
Ejemplos:
No tenemos que abordar la conducta enseguida, debemos esperar a conectar con él y a que esté preparado para escuchar (y utilizar su cerebro superior). Y también tienes que estar tú listo. No damos órdenes y exigimos que los hijos hagan lo que pedimos sin más, sino que pedimos que reflexionen sobre sus sentimientos y sus respuestas a las situaciones complicadas. De esta manera desarrollan su visión de la mente (su mindsight) que les permite comprenderse mejor a ellos mismos, van teniendo más control de si mismos, y además desarrollamos su empatía. Debemos ayudarles poniendo nombre a lo que sienten si son pequeñitos, y guiándoles con preguntas abiertas si son más mayores. Debemos conectar con ellos diciendo sí a lo que sienten pero no a la conducta (respuesta contingente a lo que está sintiendo)
Ejemplo: Estás rabioso y frustrado porque pienso que no es bueno para ti que te compre todo lo que pidas, y estar enfadado cuando piensas que algo es injusto es normal. Pero no está bien que te pongas a dar patadas y gritos en la cola del supermercado. ¿Cómo
piensas que podrías actuar? Implicamos también al niño en la disciplina (bidireccional, recíproco, colaborativo) Preguntaros a vosotros mismos sobre vuestra filosofía disciplinaria: la tienes, funciona, te hace sentir bien, hace sentir bien a los hijos, transmites buenos mensajes, tu enfoque es como el de tus padres, consigues que tus hijos se disculpen, asumes responsabilidades, pides perdón por tus propias acciones??

HAS HECHO LO QUE MEJOR SABÍAS, Y TODO LO QUE PODÍAS NO HAY VARITA MÁGICA. HACES LO QUE PUEDES, Y A VECES NO FUNCIONA. NO POR ESO ERES MAL PADRE O MADRE. COMETER ERRORES ES DE HUMANOS NO PODEMOS EVITAR CONFICTOS CON LOS NIÑOS, Y A VECES NO CONECTAMOS O DESCONECTAMOS. ¿ME PERDONAS? SIEMPRE PODEMOS RECONECTAR. NUNCA ES TARDE PARA HACER UN CAMBIO POSITIVO

TALLER DE PARENTALIDAD CONSCIENTE Y EDUCACIÓN EMOCIONAL. CEIP. Vicenta Ruso, Gran Alacant, Sta Pola.
centrodepsicologiaevacandela@gmail.com
646781975 (también wathsapp)

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comments are closed.