“LA BOTELLA MEDIO LLENA”

TALLERES DE EDUCACIÓN EMOCIONAL

En la sesión de esta semana “LA BOTELLA MEDIO LLENA”  hemos trabajado la positividad, la actitud positiva ante la vida y cómo los pensamientos positivos nos ayudan a buscar el lado bueno de las cosas.

Daniel Goleman, psicólogo estadounidense y autor del libro “La inteligencia Emocional” publicado en 1995; afirma que el optimismo y la esperanza impiden caer en la apatía, la desesperación o la depresión frente a las adversidades.

El optimismo y la actitud positiva ante la vida pueden ayudar a niños y también a los adultos a ser más felices y exitosos en la vida. Fomentan las emociones positivas, favorecen el desarrollo de una autoestima positiva, nos puede ayudar a favorecer nuestras relaciones sociales, aumentan la creatividad, etc.

Cuando hablamos de actitud positiva y ver el lado bueno de las cosas no nos referimos a obviar las emociones negativas que podamos sentir o a infravalorar los problemas o las situaciones difíciles con las que nos podamos encontrar en la vida. La actitud positiva nos puede ayudar en nuestra propia percepción de la situación, delimitando el problema y atendiendo a diferentes puntos de vista. Nos puede ayudar a verlo como algo de lo que aprender y lo afrontaremos buscando soluciones con una actitud más proactiva.  Del mismo modo que los pensamientos negativos a veces nos obstaculizan en nuestro camino, los pensamientos positivos nos confortan y nos dan fuerza para superar retos  o dificultades.

La forma en la que afrontamos las situaciones de nuestra vida, ya sea de forma optimista o pesimista,  es algo que aprendemos a lo largo de nuestro desarrollo e inconscientemente lo ponemos en funcionamiento. Por este motivo, en la sesión de esta semana nos hemos centrado en favorecer en los más pequeños una actitud positiva que les ayuden a ver las dificultades como estímulo para su crecimiento.

Para lograr nuestros objetivos hemos empezado la sesión mostrándoles una botella media llena (o medio vacía, según vuestra percepción) y les hemos preguntado cómo ven la botella y  qué significa para ellos la expresión “La botella media llena”. De esta forma hemos hablado de los diferentes puntos de vista ante una misma situación y de la positividad  y el optimismo ante la vida.

Con una divertida dinámica hemos planteado varias situaciones cotidianas en la vida de un niño y ellos has tenido que buscar y plantear pensamientos positivos que les ayudarían a afrontar cada situación aumentando su bienestar y su creatividad. La idea era que plantearan muchos pensamientos positivos y con cada uno de ellos iban consiguiendo “miniemojis” felices. Algunas de las situaciones planteadas han sido: te quedas sin batería en la Tablet, no podéis bajar al patio porque está lloviendo mucho; te quedas sin ir al parque porque se ha hecho muy tarde para ir; tienes que tocar la flauta en clase delante de todos y te pones nervioso; este fin de semana tienes muchos deberes; etc.

Hemos visto como no podemos cambiar las situaciones que nos ocurren pero sí cómo pensamos ante ellas. Además, para que vieran cómo a veces los pensamientos negativos nos pueden surgir de forma automática y a veces obstaculizan nuestros logros, hemos trabajado sobre un ejemplo personal en el que los pensamientos negativos me hicieron no conseguir mi propósito. Los niños han tenido que proponer pensamientos positivos alternativos a los negativos y reflexionar sobre cómo habría sido mi actitud y mi comportamiento con esos pensamientos planteados por ellos mismos. Hemos visto como cada uno de nosotros somos responsables de nuestro propio bienestar y cómo podemos emplear el poder de los pensamientos en nuestro beneficio.

A veces, ante situaciones difíciles, nos pueden surgen de forma automática pensamientos negativos. Por eso, hemos hecho una actividad en la que ellos mismos han identificado algunos pensamientos negativos que les suelen surgir, y han reflexionado sobre en qué situaciones los piensan, qué piensan que les limita hacer y además han planteado pensamientos positivos alternativos. Después, hemos ido tirando a una papelera bautizada con el nombre “Adiós al no puedo” todos los pensamientos negativos que a veces nos limitan.

Para finalizar la sesión hemos elaborado como manualidad unos prismáticos que nos ayudan a buscar el lado bueno de las cosas.

Para que nuestros hijos adquieran y desarrollen una actitud positiva ante la vida, como adultos podemos aprender a frenar nuestra propia negatividad. También podéis ayudar a vuestros hijos a buscar o elaborar sus propios pensamientos positivos cuando veáis que lo puedan necesitar. Recordad la importancia de atender y validar todas las emociones, y que por tanto no estamos hablando de obviar las emociones negativas que siente. Primero atenderemos su estado emocional, empatizaremos con él o ella y después podremos ayudarle a afrontar la situación con optimismo.

Os animamos a adquirir el hábito de la positividad, tomando conciencia de los aspectos positivos que están presentes u ocurren durante vuestros días. Del mismo modo, os animamos a que transforméis junto a vuestros hijos cualquier adversidad en una oportunidad; por ejemplo, si no podemos ir al parque porque ha empezado a llover…¡preparemos palomitas y veamos una película juntos!

¡Hasta la próxima sesión!

centrodepsicologiaevacandela@gmail.com

646781975 (también wathsapp)

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comments are closed.