LAS LEYES DEL APRENDIZAJE. DISCIPLINA CON AFECTO Y LÍMITES CLAROS

PARENTALIDAD CONSCIENTE

Leyes del aprendizaje de Edward Lee Thorndike son las siguientes:

La ley de la preparación, que afirma que la preparación o disposición del sujeto contribuye al aprendizaje. Esto ocurre debido a que cuando un ser vivo está preparado para hacer algo, le satisface el hacerlo. En otras palabras, que las propias expectativas del sujeto constituyen el refuerzo intrínseco de toda acción.

La ley del ejercicio que sostiene que el ejercicio o la práctica de la respuesta apropiada contribuye a fortalecer la conexión entre el estímulo y la respuesta correspondiente.

La ley del efecto. Esta es considerada la más importante. Según dicha ley la sucesión de estímulos y respuestas no basta para que se produzca el aprendizaje. Para que ocurra el aprendizaje se necesita el refuerzo. Thorndike, padre de la teoría del conexionismo, afirmaba que cuando un acto va seguido de una recompensa tiende a repetirse, mientras que cuando va seguido de un castigo disminuye la probabilidad de su repetición

¿Qué ocurre Antes y Después de los comportamientos de nuestros hijos?
Cualquier reacción por parte de los padres y personas del entorno del niño, durante o inmediatamente después de la conducta de éste,
puede reforzarla: tanto la alabanza para premiarle, como la regañina para intentar corregirle. Ambas serán las causantes de
que la conducta se repita o se extinga.

Antecedentes de la conducta
Es muy útil observar a nuestros hijos para conocerles y hacernos la Pregunta Clave: “Qué ha pasado antes de que el niño manifestase su
comportamiento, qué circunstancias y qué personas están presentes cuando actúa, piensa o siente.” Observando a los niños, comprobamos que algunas conductas, como las rabietas, los miedos, la desobediencia o los problemas con las comidas, sólo se encuentran en: determinadas circunstancias o situaciones (en casa, en el cole, durante el fin de semana…); en presencia de determinadas personas (padre, madre, hermanos, maestros…).;en momentos determinados (antes de ir al colegio, hora de las comidas…);en lugares concretos (habitación, cocina, calle…).
Observar lo que ocurre antes nos permitirá conocer cuál ha sido la situación, qué ha sido lo que lo ha podido provocar para en un futuro poder adelantarnos y cambiar algunas de las conductas problemáticas de nuestros hijos.

Consecuencias de la conducta
Lo que ocurre inmediatamente después del comportamiento de nuestros hijos va ser causa directa para que esa conducta se vuelva a repetir o no, en el futuro. Por esto mismo, debemos observar a nuestros hijos, y hacernos aquí también una pregunta clave: ¿Qué ocurre justo después de que mi hijo realice éste comportamiento? Hay dos tipos de comportamientos de los padres que facilitan la aparición o extinción de las conductas, estos son:
– Las recompensas o reforzadores positivos. La atención de los padres, las palabras de elogio y aprobación, las caricias o los premios en general, otorgados por la realización de una conducta correcta de los hijos, aumenta la probabilidad de que esa conducta
se repita y perfeccione.
– Y los castigos??? Funcionan para interrumpir una conducta a corto plazo pero no educan.

TALLER DE PARENTALIDAD CONSCIENTE Y EDUCACIÓN EMOCIONAL. CEIP. Vicenta Ruso, Gran Alacant, Sta Pola.
centrodepsicologiaevacandela@gmail.com
646781975 (también wathsapp)

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comments are closed.