LO BUENO DE ENFADARSE CON MAMÁ Y PAPÁ

La base segura adquirida a través del vínculo de apego proporciona la capacidad de regular el afecto, a través del equilibrio flexible entre la conexión con el otro y la exploración del entorno, generamos una base donde se refuerza la seguridad en el yo, la confianza en los demás y el sentido de que el mundo es un lugar seguro en el que se puede amar y crecer. Esto se interioriza en nuestro desarrollo en la raíz de un apego seguro.

La confrontación en el vínculo de apego es necesaria, para poder sentirnos aceptados. El vínculo seguro proporciona el contexto en el que la protesta, la decepción y el conflicto tienen cabida sin menoscabar ese vínculo. El niño rechaza, contradice y protesta pero será aceptado igualmente. La madre protesta, confronta y pone límite y sigue aceptando al niño. No podemos sentir que la base es segura sino la ponemos a prueba.

Y es en la reparación de este conflicto y decepción por parte del cuidador donde sentimos que a pesar de ponerlo a prueba la base es segura. Son estas secuencias de disrupción y reparación las que generan la seguridad en el vínculo.

centrodepsicologíaevacandela@gmail.com

646781975 (también wathsapp)

Comments are closed.