ME RESPETO, TE RESPETO

TALLERES DE EDUCACIÓN EMOCIONAL

En la sesión de esta semana “Me respeto y te respeto” hemos trabajado sobre los diferentes estilos de comunicación que utilizamos las personas, y nos hemos centrado en adquirir habilidades con las que desarrollar un estilo asertivo.

Cuando hablamos de asertividad nos referimos a una habilidad social con la que expresar y defender nuestros derechos, opiniones y emociones sin dejar de respetar los derechos, opiniones y emociones de los demás.

Podríamos decir que la asertividad se encuentra entre dos extremos que serían la agresividad y la sumisión. Cuando nos comunicamos de forma agresiva conseguimos respetarnos y defendernos a nosotros pero no tenemos en cuenta al otro; y cuando lo hacemos de forma sumisa, solemos anteponer las necesidades del otro a las nuestras, con lo que respetando al otro dejamos de respetarnos a nosotros mismos.

Cuando desarrollamos un estilo de comunicación agresivo, la forma de actuar y comunicarnos puede incluir la violencia, dañando las relaciones sociales y la calidad de las mismas. Por el contrario, cuando desarrollamos un estilo sumiso o pasivo de comunicación, no conseguimos defendernos ni actuar en situaciones conflictivas y puede mermar el desarrollo de una autoestima positiva.

Por ese motivo pensamos en la importancia de desarrollar la asertividad en la infancia, acompañarles en la adquisición de habilidades con las que  defender sus opiniones y derechos sin dañar  a los demás, y expresar y/o recibir críticas constructivas.

Para que los niños conocieran las diferentes formas de comunicarnos que tenemos las personas, las hemos representado a través de unas marionetas. Un dragón ha representado el estilo agresivo, una tortuga el estilo sumiso y un duende el estilo asertivo. Una vez que los niños han conocido y tomado conciencia de cómo podemos comunicarnos, hemos hecho algunas dinámicas de juego de roles, en las que todos han podido expresarse de todas las formas y han podido experimentar cómo nos sentimos cuando los demás se dirigen a nosotros de forma agresiva, sumisa o asertiva.

Todos han estado de acuerdo en relación a que el estilo de comunicación asertivo es el más adecuado puesto que gracias a él nos respetamos a nosotros sin dejar de respetar a los demás.  En esta sesión hemos puesto en práctica la asertividad y visto lo útil que puede sernos en la resolución de conflictos y en el hecho de recibir y/o emitir críticas. En este punto hemos hecho mención a la importancia de saber escuchar y con el uso de una pelota que íbamos pasándonos para respetar el turno de palabra hemos podido ver como si escuchamos sólo escuchando podemos respetar al otro, y ser asertivos.

Para terminar, hemos elaborado una marioneta de un duende como la que hemos utilizado al inicio de la sesión para representar la asertividad.

Para que los niños adquieran y desarrollen la asertividad es importante que seamos conscientes como padres del valor de ejemplo que somos para ellos y de que aprenden más de lo que ven que de lo que le decimos.

Además, si escuchamos sus opiniones, les ayudamos a elegir sin imponer y atendemos a lo que dicen y a sus emociones, desarrollarán su propio criterio y sentirán que son libres de opinar, expresar y defenderse. La idea es que aprendan a decir las cosas con respeto y empatía, respetándose a sí mismos y a los demás.

¡Hasta la próxima sesión!

centrodepsicologiaevacandela@gmail.com

646781975 (también wathsapp)

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comments are closed.